Publicidad

El euro cumple 10 años

Hace 10 años, Europa inició su gran experimento con una divisa compartida. Al aproximarse su décimo aniversario, los economistas dicen que la divisa está cumpliendo su promesa: ser un medio para reducir los costos de préstamos, e impulsar el crecimiento y fortalecer a la comunidad europea.

La mancomunidad adoptó el euro el 1 de enero de 1999 y vio cómo perdió valor, antes de recuperarse. La moneda se mantiene relativamente fuerte y lo está haciend
o entre una crisis financiera global que, por el momento, subraya la seguridad en cifras que provienen de una divisa común fuerte.

“Después de 10 años, ha creado verdaderamente una zona de seguridad y estabilidad”, dijo la ministra francesa de Finanzas Christine Lagarde a mediados de diciembre. “Desde todos estos puntos de vista, el euro ha probado de hecho que estuvieron equivocados algunos pronósticos hechos contra el euro hace 10 años”, apuntó.

Cuando fue implementado el euro en 1999 sin propósitos de circulación de efectivo, sólo 11 naciones lo adoptaron: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.

Se agregaron billetes y monedas el 1 de enero de 2002, y a los 11 países originales se han sumado Chipre, Grecia, Malta y Eslovenia, mientras que Eslovaquia lo hará el 1 de enero próximo, sumando 16 naciones en total.

Ahora, algunas personas en países que se resistían a una moneda unificada, como Suecia y Gran Bretaña, están comenzando a reconsiderar el asunto.
Los países más pequeños han visto su moneda derrumbarse y se han visto forzados a pedir al Fondo Monetario Internacional que los rescate.

Otmar Issing, ex miembro de la junta del Banco Central Europeo, dijo que el atractivo del euro ha sido su habilidad para proporcionar un sentido de estabilidad y protección ante la tormenta de la crisis global.

El banco, creado específicamente para supervisar al euro, ha tomado una fuerte postura antiinflacionaria que se asemeja a la de su principal predecesor, el Banco Central de Alemania (Bundesbank).

“El euro es una divisa estable. Las expectativas de inflación estuvieron bajo control justo desde el principio”, señaló Issing a la AP.

Las principales quejas de los gobiernos durante los primeros 10 años del euro han provenido de la política de tasas de interés sin distinciones del banco central, el cual no puede otorgar reducciones de tasas a países en lo particular si su economía baja mientras las otras suben.
Publicidad

Recibe toda la Información por Email. Es Gratis!!! ►