Cómo frisar una pared y techo

Técnicas para frisar paredes y techos. El frisado es el acabado final sobre las paredes de bloques y el techo, su función es estética y de protección tanto de techos, muros internos y externos.

La pasta (mezcla) del frisado está compuesta por agua, cemento y arena. Para garantizar la calidad del acabado es muy importante que la arena utilizada en la mezcla no contenga grumos ni desechos sólidos, ya que una arena sucia ocasionará problemas en el frisado y permitirá el paso de la humedad.

Pasos y técnicas utilizadas por los albañiles para el frisado de paredes y techos:

- Capa de agarre: es la capa que asegurará la fijación del friso en las paredes y techos. Para la mezcla se utiliza arena gruesa o lavada con cemento (la mezcla o pasta no debe quedar muy aguada). Antes de aplicar la mezcla se debe humedecer la pared, luego echar la capa de agarre y esperar a que se seque por completo antes de aplicar la siguiente superficie.

- Capa gruesa del frisado: es la capa más ancha de la superficie, tiene un aproximado de 2 centímetros. Se debe aplicar con una paleta de albañil y se alisa con un listón de madera para nivelarla. Esta superficie puede no quedar completamente lisa, pero sí debe quedar plana.

- Capa de frisado fino: esta es la última que se aplica, la mezcla debe estar compuesta por arena cernida fina (sin grumos), cemento y cal o yeso. Esta capa por lo general no debe superar los 5 milímetros (0,50 centímetros) de espesor en paredes y techos. Se aplica con una paleta y se alisa cuidadosamente con el fratás.
Síguenos en las redes sociales:
Síguenos en tu correo electrónico, es Gratis: